Olé Lola

En el centro de Madrid, a pocos minutos de la plaza de Alonso Martínez, se encuentra este pequeño restaurante que ha cogido mucha fama en los últimos meses. ¿Por que?

Preparan tapas originales y elaboradas a un precio asequible. Además tienen una carta de copas y cócteles que hacen perfecto el sitio para acabar la cena y/o empezar la noche.

Continuar leyendo “Olé Lola”

El escondite

Haciendo referencia a su nombre, El escondite es un sitio ideal para esconderse entre amigos o disfrutar de una velada íntima.

Con un precio muy razonable podrás tomar raciones para compartir o disfrutar de alguno de sus menús para grupos (encuéntralos en su web). Te contamos más después del salto.

Continuar leyendo “El escondite”

Barzur

En pleno barrio de Chamberí, Barzur, situado en la calle Zurbano (como su porpio nombre indica), es un moderno bar restaurante de estilo inglés donde puedes disfrutar de una buena comida o cena a precios muy asequibles.     Recomendamos el sitio para ir con un grupo de amigos y tomar varias raciones a compartir. ¿Por qué? Averígualo después del salto.

Continuar leyendo “Barzur”

Cienpizzitas

Seguro que casi todos conocéis el restaurante 100 Montaditos, ¿pero habíais oído hablar del cienpizzitas? Nosotros lo acabamos de descubrir y nos ha encantado la idea: te seintas,eliges las pizzitas que quieras marcándolas en el menú, y en 10 minutos te las llevan a la mesa!! Eliges entre las básicas, gourmet, dulces… Además puedes acompañarlas con una ensalada o una pasta y… ¡A disfrutar!

Continuar leyendo “Cienpizzitas”

Duke

El restaurante Duke, en la Plaza de la Moraleja, es un sitio idóneo para disfrutar de unas raciones, o tapas en compañía de amigos. En verano o en invierno puedes estar en la terracita habilitada (con estufas y dispensadoras de agua en vapor para cada estación del año) que hace de este restaurante un sitio muy agradable. Podéis leer más información después del salto.

Continuar leyendo “Duke”

Imanol

En la planta baja de Diversia podéis encontrar el mejor sitio de Pinchos de todo el centro comercial. Aunque parezca extraño, lo mejor es ir en hora punta e intentar conseguir un sitio dentro cerca de la barra. Es en ese momento cuando no paran de sacar pinchos nuevos desde la cocina y la ocasión perfecta para probar distintos tipos.

Al entrar en el local, te dan un plato donde hay que ir dejando los palillos que llevan los pinchos. Cuando se termina de cenar, para calcular el precio, basta sumar a lo que se ha tomado para beber, el número de palillos que se tiene en el plato. Es nuestra opción favorita, aunque para aquellos que prefieran tomar algo más tranquilo, está la opción de sentarse en la terraza y pedir de la carta (aunque no están todos disponibles) los pinchos que se deseen.

Nosotros preferimos meternos en el interior y probar varios pinchos, de los que os hablamos a continuación.

Continuar leyendo “Imanol”